Pedidos corporativos:

(+57-4) 331 8012 

  • Facebook - Grey Circle
  • Twitter - Grey Circle
  • YouTube - Grey Circle
  • Pinterest - Grey Circle
  • Instagram - Grey Circle

Reservas y domicilios:

  (+57-4) 312 2363 

EL CHOCOLATE: UN VIAJERO INCANSABLE

July 14, 2017

DEL AMAZONAS A CENTROAMÉRICA

 

El árbol del cacao también conocido como Theobroma Cacao (o alimento de los dioses) es originario de la región amazónica; sin embargo fueron las culturas mesoamericanas como los Olmecas que empezaron a cultivarlo y consumirlo hace más de 3.000 años.

 

Los Mayas continuaron su cultivo, consumo y también lo empezaron a usar como moneda. Se les atribuye el origen de la palabra cacao que en su lengua se conocía como “cacau”: -cac- que quiere decir rojo (en referencia al color de la cáscara del fruto) y -cau- que expresa las ideas de fuerza y fuego. Tuvieron una deidad conocida como “Ek Chuah” dios del cacao, de la guerra y benefactor de los mercaderes.

 

En su cosmogonía, el cacao tuvo especial importancia ya que era considerado un regalo del dios Quetzalcóatl, robado por éste a sus hermanos para dárselo a los humanos y por el que después sería castigado.

 

Posteriormente, es adoptado por los Aztecas bajo el nombre de “cacahuat” y la bebida que se obtenía como “Xocolatl” la cual estaba reservada a la élite social.

También realizarían variaciones adicionándole harina de maíz, chiles secos, flores y plantas aromatizantes.

 

Su modo de preparación llega hasta nuestros días, incluyendo elementos como el Molinillo.   

 

DE AVENTURA POR EUROPA

 

Con la llegada de los españoles a América, tanto los granos de cacao como su preparación (bebida) migrarían a Europa para continuar su transformación. 

 

Alrededor de los siglos XVI y XVII, el chocolate llega a su máximo furor cuando la realeza española le adiciona azúcar y canela a la bebida, se celebran chocolatadas y se escriben los primeros recetarios.

 

Italia es el segundo país en adoptar el chocolate, dado que España tenía el control sobre algunas regiones italianas.

 

Llega a Francia, al parecer por la hija del rey Felipe III de España: Ana de Austria, cuando se casa con el rey Luis XIII en el año 1.615.

 

Casi paralelamente viaja a Alemania, Inglaterra y los Países Bajos.

Sobre el siglo XIX gracias al surgimiento de la Prensa Hidráulica, el chocolate se solidifica y se puede extraer la manteca de cacao; lo que permitiría el desarrollo de nuevos productos como la barra de chocolate, bombones, pralinés, repostería, etc. Las primeras guerras mundiales promoverían el consumo masivo del chocolate dando origen a las grandes industrias chocolateras tanto en Europa como en Estados Unidos.

 

BAJO EL SOL DE ÁFRICA

 

Los españoles junto a mercaderes portugueses también llevaron plantas de cacao originarias de Brasil al golfo de Guinea en África. Allí, se extendió a varias regiones y hoy en día Costa de Marfil es el mayor productor del mundo. Los cultivos en estas zonas han estado asociados al uso de mano de obra esclava.

 

Los ingleses (Imperio Británico) por su parte, lo llevaron a zonas tropicales de Asia donde tenían influencia. Actualmente también tienen buena participación en la producción de cacao y un creciente número de consumidores.

 

REGRESANDO A CASA

 

Alrededor de 2013 expertos empezaron a pronosticar escases del chocolate tanto por la disminución en la producción de cacao (originado por las bajas ganancias de sus cultivadores) como por la alta demanda de países como China (que anteriormente no eran consumidores). Esto motivó a que la industria y los gobiernos se unieran para promover su cultivo en Latinoamérica.

 

Es así que en países como Ecuador, Perú, Venezuela y Colombia la dinámica alrededor del cacao y el chocolate ha tomado especial relevancia.

 

En nuestro país, el cacao ha sido impulsado como sustituto de cultivos ilícitos, y las características climáticas lo hacen tan especial que ha recibido la nominación internacional como Cacao Fino y de Aroma, ha ganado varias veces el reconocimiento al mejor cacao del mundo en la Feria del Salón de Chocolate de París y denominaciones de origen como Tumaco, Arauca y Sierra Nevada, han atraído la inversión extranjera; esto sumado a la creciente especialización de chocolaterías locales, nos hace sentir orgullosos de la calidad de nuestro chocolate.

  

  

 

 

       

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas
Please reload

Entradas recientes

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Archivo